Historia

HISTORIA

La antigüedad de la población y su municipio se remonta a épocas arcaicas, ya que desde antiguo debieron existir asentamientos prehistóricos próximos a la población, como denotan los túmulos de la Dehesa La Macolla y en la Rada, con su denominada tumba del Moro, a la vista. También han aparecido diversas hachas de piedra pulimentada en la Vega, e incluso en el lugar denominado San Marcos se ha hallado una escultura zoomorfa que representa al típico verraco celtibérico ejecutado en piedra granítica, ay aun hoy son evidentes en este mismo lugar resto de alfarería romana. También en su Dehesa Boyal, se aprecia ruinas de una antigua ermita dedicada a San Benito; en este sitio debió haber un antiguo asentamiento romano ya que se han encontrado numerosas monedas del emperador Constantino I el Grande (S. IV d,C) y piedras labradas como una pila de agua vedita. Pero, como su mismo nombre indica, el núcleo de población bien podría ser árabe.

El primer documento fidedigno que encontramos de jaraíz, como núcleo importante de población data de 1217, año en que Honorio III concede una bula al Arzobispo de Toledo, Rodrigo Jiménez Rada, para construir una iglesia. Anteriormente dependió de Plasencia, como una de las diez poblaciones que comprendían el sexmo de La Vera. El título de Villa de realengo dejando de ser aldea de Plasencia, lo adquiere en 1685.

Siguiendo el mecanismo gramatical utilizando por Menéndez Pidal, podemos derivar Jaraíz (antiguo castillo de jariza, donde hoy se encuentra el Ayuntamiento y las casa del total alto), en la primera parte de la palabra, de sha`ra` (jara, breña, monte bajo) y la segunda parte, del vocablo también árabe hisn (en castellano iz) que significa castillo, referido especialmente a un emplazamiento generalmente elevado, o mejor la cima de un cerro poco accesible. De donde deduciremos  Sha`ra`-hisn, Sarahiz, Xarahiz (castillo rodeado de jaras).Existe otra legendaria acerca de la construcción de un castillo, por parte del Caí de Plasencia, en honor a su hija Jariza, de donde procedería el nombre de la población. Los árabes construyeron este castillo probablemente en el S.VIII, fundación de la población, y su amparo se instalaron árabes y cristianos y, más tarde, también judíos.

Del castillo, enclavado en el actual soportal alto de la Plaza Mayor, queda en casas particulares algún resto y una calle testimonio llamada hasta el siglo pasado, de los Albarranes. Era paralela a la muralla, con torres vigía y defensivas (torres albarranas). Hoy, deformada la palabra, se llama la Calle Barranes.